Las Zonas Azules: los 5 lugares del mundo donde se puede vivir más de 100 años

Hace unos años, investigadores científicos descubrieron que en 5 lugares del planeta había un sorprendente número de personas que superaban en décadas la expectativa de vida del resto del mundo, en donde los índices de enfermedades coronarias, de cáncer y de demencia senil eran sensiblemente inferiores. ¿Por qué los llaman Zonas Azules? ¿Cuáles son los hábitos de sus habitantes? ¿Cuáles son los 9 secretos para vivir más y mejor, y por qué no lo replicamos en Chile?

Sentado en la puerta de su casa en Seulo, un pueblito del centro de Cerdeña, un anciano conversa con un vecino mucho más joven que vino a escuchar su consejo. El hombre mayor, con el rostro apergaminado, gesticula con las manos gruesas y áridas por haber trabajado toda su vida. Habla con energía y es escuchado con respeto, casi con devoción. Ese hombre tiene 102 años. Y no es una rareza, ni una excepción en ese pueblo. Varios de los pocos más de 1000 habitantes tienen más de 100 años. Un milagro de la longevidad. En esa zona de Cerdeña, la Barbagia, las personas nonagenarias y centenarias representan una porcentaje importante de la población.

Existen algunos sitios -hasta el momento se encontraron 5- en los que las personas superan en décadas la expectativa de vida del resto del mundo, en el que los índices de enfermedades coronarias, de cáncer y de demencia senil son sensiblemente inferiores. Son las Zonas Azules.

BARBAGIA, CERDEÑA (Italia): Vino, respeto y destino

Ubicado en Italia, Barbagia, Cerdeña sus casas de colores que se ven cayendo y el mar, no solo es lo más característico que tiene este pequeño pueblo de Europa. "El secreto está en tomar dos dedos de vino todos los días", revelan para llegar a más de 100 años (Shutterstock). Al pensar en Cerdeña, lo primero que surge son el mar azul y las casas sobre las laderas cayendo en la costa. A pesar de eso, los pueblitos del interior de la isla, los que están en el centro, en la zona montañosa, en especial, Seulo y Esterzili fueron los que llamaron la atención de los especialistas. En Seulo, en las últimas dos décadas, más de veinte personas sobrepasaron los cien años de vida. El número impacta por sí solo. Sin embargo adquiere más relevancia si se tiene en cuenta que la población total apenas excede el millar de personas. 1063 habitantes según el último censo. Leer más

LOMA LINDA (Estados Unidos): Una comunidad adventista

En Loma Linda, Los Ángeles, una comunidad adventista le atribuyen una importancia vital a la fe y también le dan lugar a la vida sana y a la alimentación equilibrada (Shutterstock). Los Ángeles, se sabe, es un infierno. Polución, autopistas, atascos de tránsito épicos. Sin embargo, a menos de 100 kilómetros de esa ciudad, hay una Zona Azul. Loma Linda es una comunidad adventista de la Iglesia del Séptimo Día. Por las calles prolijas del pueblo se ven muchos ancianos. Más que en el resto de las ciudades del país. No es un lugar de retiro ni uno en el que exista un conglomerado de geriátricos. El resto de las Zonas Azules son islas o penínsulas. Loma Linda, aunque no lo sea, funciona como tal. El aislamiento, la falta de contacto con otras costumbres, funciona en este caso al modo de las limitaciones geográficas de los otros ejemplos.Leer más

OKINAWA (Japón): La razón que te hace levantar cada mañana

Un residente de la isla japonesa tiene un tercio más de posibilidades de alcanzar los cien años que uno norteamericano (Shutterstock) Okinawa representaba un desafío para los investigadores. El mundo oriental tiene otros códigos y otras costumbres. A priori consideraban que les iba a resultar difícil encontrar patrones comunes, que no sería sencillo incorporar en su sistema a la isla japonesa. Por otro lado, la ilusión estaba depositada, más allá de la evidencia estadística de la larga esperanza de vida, en poder encontrar otros elementos que ayudaran a entender el por qué de las Zonas Azules.Leer más

PENÍNSULA DE NICOYA (Costa Rica): Trabajo y frutas tropicales

Gracias al clima, su vegetación y las frutas tropicales que se comen en la Península de Nicoya, Costa Rica, son fundamentales para que muchos de ellos lleguen a viejos (Shutterstock) Esta zona de Costa Rica es un pequeño apéndice que sobresale y se interna en el Pacífico. En los mapas aparenta ser una desviación del país centroamericano, como un agregado hecho con desprolijidad. Es una zona pobre que hace poco tiempo estuvo aislada del resto de su país. No había grandes rutas ni autopistas que las comunicaran.Leer más

ISLA DE ICARIA (Grecia): La posibilidad de una isla

La fabulosa Isla mediterránea está alejada del resto de Grecia. La geografía de la isla hace que los desplazamientos exijan mantener un estado físico acorde, cada traslado requiere esfuerzo (Shutterstock) Al ser una isla mediterránea, Icaria comparte muchas de las características con Barbagia y los poblados de Cerdeña. Islas montañosas, clima agradable, el agua como límite, alimentos naturales. La geografía de la isla hace que los desplazamientos exijan mantener un estado físico acorde, cada traslado requiere esfuerzo. Esa actividad física constante, naturalizada, que ocurre casi sin ser pensada, hace que los isleños se ejerciten sin notarlo.Leer más

El Power 9: Las claves de la una vida larga

En esas 5 zonas, que se dan en culturas y continentes diferentes, se presentan factores que se comparten, que se repiten. Dan Buettner simplificó la cuestión mediante la realización de un diagrama de Venn, esos gráficos en la que en la intersección de los círculos vemos los elementos que hay en común. Allí en esas zonas de semejanzas y coincidencias aparecieron: la familia, no fumar, una alimentación cercana a lo vegetariano, consumo cotidiano de verduras y frutas, una constante y moderada actividad física e involucramiento frecuenten actividades sociales. En su libro The Blue Zones: 9 lessons for living longer from the peolple who’ ve lived the longest, Buettner realizó un listado de nueve lecciones que se encuentran en estas Zonas Azules, hitos que, según sus investigaciones, prolongan y mejoran la calidad de vida. Nueve aspectos de los que podemos aprender. Un catálogo de hábitos saludables:

  • Actividad física moderada, constante y persistente: estos longevos no son ultramaratonistas (aunque sí en la carrera de la vida, parece) pero siempre han trabajado y han necesitado de esfuerzo para trasladarse de un lado a otro en sus hábitats.
  • Tener un propósito de vida: su propio Ikagai que los motive a levantarse cada mañana.
  • Niveles bajos de stress: evitar las preocupaciones laborales, persistentes, que suman presión a la vida diaria.
  • Dietas moderadas en calorías. Los habitantes de Okinawa mantienen un hábito: comen hasta estar cerca del saciamiento. Pero nunca se exceden. Aplican un principio de Confucio: Come hasta que estos lleno en 8 partes de diez.
  • Alimentación centrada en frutas y verduras. Las comidas basadas en lo que la naturaleza proporciona rige las dietas de estos lugares.
  • Uso moderado del alcohol: el alcohol permitido en pequeñas dosis. Todos los demás excesos, adicciones o consumos que alteren el cuerpo y la conciencia están proscriptos. Las drogas y el cigarrillo están desterrados de las Zonas Azules.
  • Tener fe: compartir creencias, esperanza en el futuro y hasta la actividad religiosa son factores que se repiten en estas comunidades.
  • Vida familiar: la red de contención familiar, vivir con alguien, cuidar y ser cuidado. En estas Zonas Azules se ha comprobado que quienes son pareja viven que más que sus hermanos. Es decir, una esposa tiene mayor esperanza de vida si su esposo es longevo que si el que lo es su propio hermano. Otro aspecto que indica que los genes no son los que determinan todo.
  • Vida social: un involucramiento en la vida de la comunidad. El corolario de este punto es que la sociedad los admita, tenga reservado un lugar para sus ancianos.

El Dr. Valentín Fuster y Josep Corbella en su libro La ciencia de la larga vida al reflexionar sobre estos estudios llegan a dos conclusiones. Por un lado afirman que “los habitantes de las Zonas Azules no eligen vivir como viven. No se cuidan porque quieran cuidarse. Simplemente viven cómo se vive en su comunidad”. La segunda se desprende de la premisa anterior: “Cuidar la salud no puede considerarse únicamente una responsabilidad individual. Es sobre todo una tarea colectiva”.

Estas Zonas Azules, estos lugares en que la gente vive más, se han convertido también en sitios turísticos, destinos a los que acuden contingentes a tratar de descubrir los secretos de la vida (casi) eterna.

Los investigadores que indagaron en las causas de la longevidad en estos 5 lugares remarcan que no sólo se trata de una cuestión de genética privilegiada, que algunas hábitos pueden mejorar las probabilidades, o potenciar esa ventaja natural.