síguenos en nuestras redes
Volver
Image Alt

Perfumes afrodisiacos

Desde tiempos remotos, el perfume ha sido usado como una forma de expresar la forma de ser de un individuo. Por eso, la razón de ser de los perfumes, ha sido principalmente de ser creados como un modo de incitar al amor o el sexo. Los ungüentos de Cleopatra, por ejemplo, eran famosos por ser usados como sus armas poderosas en la intimidad. De ahí surgen los perfumes afrodisíacos.

perfumes afrodisiacosEn la naturaleza, los aromas juegan un rol crucial en el “juego de seducción”. Uno de los factores importantes se llama feromonas. A través de la inhalación de ciertas fragancias, se activa la producción de hormonas que participan en la atracción. Otra manifestación en la naturaleza del poder de los aromas tiene que ver con las flores.

Entonces surgen distintas preguntas como: ¿Por qué las flores huelen bien? Para atraer insectos y pájaros, para que vengan y tomen su néctar para así llevar el polen que contiene genes a otras flores. De hecho, éstas son considerados los órganos sexuales de las plantas.

Aunque la ciencia no ha probado aún que los seres humanos tengamos la misma capacidad, está claro que algunos olores pueden tener un impacto físico, sicológico o inclusive emocional en las personas y en su excitación. También se sabe que el cuerpo produce fragancias naturales que actúan como afrodisíacos.

¿Cómo procesa los perfumes afrodisíacos el sistema olfativo? Las moléculas de las fragancias pasan por las fosas nasales a la parte de la nariz q, ue tiene millones de sensores, allí se disuelven en la humedad y se pegan a pequeños nervios en las células.

Cada una de ellas está equipada con miles de receptores distintos, cada uno diseñado para responder a ciertos olores. Posteriormente mandan el mensaje sobre el aroma a la parte del cerebro que gobierna el humor y las respuestas emocionales; esta porción cerebral es responsable de emociones como el deseo sexual, la ira, el miedo y la alegría.

Aunque no está probado el mecanismo de las feromonas en los seres humanos, una cosa está clara: los aromas te pueden hacer sentir más sexy. Por eso, todo perfume es afrodisíaco para quien tenga una predisposición a su fragancia. La lógica que convierte aromas en perfumes afrodisíacos en términos de atraer al sexo opuesto tiene que ver más bien con aspectos sicológicos que con una propiedad de la fragancia en particular.

El sentido del olfato, hemos dicho, está ligado a la sexualidad y lo que sí está comprobado es que las hormonas que secretan glándulas ubicadas en la zona púbica y axilas actúan como poderosos afrodisíacos. Los perfumes, en ese sentido, pueden dar confianza a una persona y, junto con la actitud y el aroma que pueda resultar placentero o familiar al sexo opuesto; resulta un cocktail importante que seduce y excita.

La pregunta que muchos se hacen es si vale la pena usar perfumes afrodisíacos. Sí, dicen los expertos. No sólo porque nos hace sentir mejor en términos de autoestima (oler rico es tan agradable para uno como para quienes están cerca nuestro); sino que resultamos más atractivos a los otros, puesto que nuestros sentidos estarán más sensibles y activados.

Estudios sicológicos muestran que las personas que usan fragancias regularmente tienen una mejor disposición a socializar y a desarrollar, en consecuencia, mejores habilidades sociales que aquellos individuos que no usan perfume; ya que los aromas son un plus en nuestra presentación personal, para impactar positivamente a los demás.

Por tal razón, hoy en día el uso de fragancias no solo es importante para pocas personas, sino que se ha convertido en asunto común, ya que no responde a un uso puramente higiénico, como era usado con antigüedad, debido a que actualmente se mezclan criterios sociales, estéticos, emocionales y de bienestar personal que le permiten a la persona aumentar su autoestima y confianza, a la hora de entablar relaciones con otros.

En Experiencia Monoi ofrecemos una variedad de aromas afrodisíacos, aromatizados de manera 100% natural con aceites puros y orgánicos elaborados con flores y plantas. La vainilla es casi siempre una apuesta segura. Es un aroma que a la mayoría de personas les evoca la infancia por sus notas dulces y que hacen agua la boca. Por lo mismo, es una fragancia que crea sensación de aumento de “apetito” y que, por consiguiente, ansía ser satisfecho.

El aroma sándalo es un olor gentil y es uno de los ingredientes también dulces en los perfumes afrodisíacos. Se asemeja a la madera húmeda y despierta emociones anti-depresivas, sensuales y amorosas. Es unisex. Las fragancias tipo jazmín – que caracterizan los perfumes de Pitate y Tipanié – se describen como mágicos y por eso son mencionados con frecuencia en grandes obras literarias orientales, como “Noches de Arabia”.

Es un aroma clásico, que permanece desde la Antigüedad, y que se encuentra en esta flor muy olorosa y “fértil” y que evoca el verano. Por último, el perfume de Ylang Ylang se usa en Oriente como “pócima del amor”. Debe ser la fragancia más afrodisíaca en términos de estimular los sentidos “sexuales” del sexo opuesto. Se le conoce como el aroma que en el sistema límbico (la parte del cerebro que se estimula) aumenta la libido y la energía, lo que lo hace ideal para incrementar la pasión erótica en las parejas.

Por tal motivo, es importante expresar que una fragancia atractiva es sin duda alguna la mejor carta de presentación, por eso nuestra empresa ofrece los mejores perfumes afrodisíacos, los cuales le ayudarán a lucir más atractivos frente al sexo opuesto, siendo nuestros aromas la herramienta más útil para sentirse más a gusto consigo mismo y cautivar a los demás, a donde quiera que usted vaya.

X